top of page
  • John

Residencias artísticas: ¿Qué son, de qué tratan y porqué son importantes para los artistas?

En Datarte hemos estado compartiendo convocatorias para participar en residencias artísticas en diferentes países. Te explicaremos un poco más de qué tratan.





En general, aunque existen muchos tipos de residencias artística, estas son espacios pensados para que los artistas puedan desconectarse del mundo durante unos meses y dedicarse de lleno a sus procesos de creación, a sus obras, a la investigación o a lo que ellos quieren enfocarse, sin estar pensando en las responsabilidades que tienen en sus espacios cotidianos. De seguro en muchas ocasiones habrás notado que tus compañeros o conocidos artistas deciden hacer residencias, ya sea en la misma ciudad en donde viven o tal vez en otro país. Y es que hacer una residencia es ideal para crecer como artista, como persona, pero, ¿por qué?





Para responder a esta pregunta, hablamos con el artista colombiano, William Narváez. Nacido en el Valle del Cauca, William es un maestro en artes plásticas que ha hecho parte de múltiples muestras y exposiciones a lo largo de su carrera y, además, ha participado en algunas residencias internacionales, siendo las más destacadas dos en Argentina y una en Japón. En palabras de William, las residencias son oportunidades para expandir el campo de creación y de interpretación, haciendo más universales los contenidos que se crean. Así mismo, permiten apreciar otros puntos de vista que se pasan por alto en condiciones normales; esto es debido a que allí se comparten experiencias con nuevas personas, con nuevos materiales y con nuevos espacios ajenos a la cotidianidad. Nos contó William que durante su tiempo en Japón tuvo que tomar un nuevo enfoque a lo que le proponía la convocatoria, lo que lo impulsó a crear una obra que destacara y fuera bien recibida. Sin embargo, nos hizo notar que en muchas ocasiones, el resultado de hacer una residencia depende del enfoque personal que cada artista le dé a su tiempo, a su exploración y a su trabajo.



(William Narváez en su residencia en Japón)


Ahora bien, una residencia no necesariamente implica desligarse del mundo que nos rodea para buscar nuevos horizontes, sino que puede ser también una oportunidad de mirar nuestra realidad desde otro ángulo, de ver e interactuar con los demás en otros contextos y de poder aplicar esas nuevas miradas a nuestras exploraciones artísticas. Es una forma de enfocarnos de manera más aguda en aquello que estamos estudiando y desarrollando. Y como estos, hay muchos otros beneficios de hacer residencias artísticas. Te contaremos algunos:


  • Permiten conocer personas nuevas, aprender de ellas y potencialmente crear redes de contactos que pueden ser útiles en el futuro.

  • Son espacios de creación libres que los artistas pueden utilizar para desarrollar sus proyectos sin interrupciones.

  • Al estar rodeado de personas que también se desempeñan en campos artísticos, podrás apoyarte en ellas y en sus miradas para encaminar tus ideas.

  • Tendrás la posibilidad de conocer nuevas culturas, ya que hay muchísimas ofertas disponibles alrededor del mundo.

  • Podrás exponer tus obras directamente o encontrar espacios en los cuales exponer.

  • Tendrás la oportunidad de salir de tu cotidianidad para crear de manera fluida.


Estos son solo algunos de los beneficios que puede tener hacer una residencia artística. Sin embargo, solo cuando la hagas podrás descubrir todo lo que estas tienen por ofrecerte. En Datarte te ayudamos a encontrar las mejores residencias para que puedas vivir esta enriquecedora experiencia en diferentes lugares alrededor del mundo, que seguro te ayudarán a hacer que tu obra pueda tomar nuevos caminos y alcanzar grandes resultados.


¡Revisa nuestra sección de convocatorias en donde la residencia perfecta espera por tí!






27 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page